Agua Hexagonal

Agua hexagonal

Últimamente se ha hablado mucho sobre el agua hexagonal.
Algunos dicen que es una “tontería”, y que es imposible, mientras que otros citan principios de la Química y de la Física en un intento de dar más credibilidad a este fenómeno poco comprendido. Como siempre, la verdad está en algún punto entre los dos extremos.

Para un mejor entendimiento del agua hexagonal hay que saber un poco sobre la estructura molecular del agua en general. La mayoría de la gente sabe que una sola molécula de agua es un átomo de hidrógeno ligado a dos átomos de oxígeno. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que las moléculas se unen las unas a las otras de diferentes maneras. La forma en que se enlacen tiene mucho que ver con su aspecto y sus propiedades. La diferencia entre un iceberg y un copo de nieve es sólo la manera en que las moléculas se unen. Es la misma diferencia entre un trozo de carbón y un diamante.

El agua hexagonal está compuesta por seis moléculas de agua unidas por enlaces de hidrógeno común. Esto crea una estructura hexagonal de líquido cristalino que es mucho menor que el agua no estructurada. Esto ocurre de forma natural en las fuentes y en el agua de los glaciales, así también se forman los copos de nieve.

Algunos estudios recientes han demostrado que en realidad los procesos biológicos necesitan este tipo de estructura de agua para funcionar. Parece tener algo que ver con la comunicación celular, diversas funciones endocrinas, el movimiento del agua intercelular, y otros procesos vitales. Las estructuras más grandes de moléculas de agua no pueden penetrar en el espacio entre las moléculas celulares, por lo que el cuerpo tiene que re-estructurarlas en una forma más pequeña y fácil de usar, desgastando los recursos valiosos. Los estudios han demostrado que el agua que rodea las células sanas del cuerpo humano es agua hexagonal. El agua que rodea las células anormales y enfermas no era agua hexagonal.

Toda agua suele contener algunas estructuras hexagonales. Muchos aditivos del agua como el cloro y flúor inhiben la capacidad del agua para formar estas estructuras hexagonales. El porcentaje de estructuras hexagonales en el agua del grifo es muy bajo. Hay muchos lugares del mundo donde el agua tiene una alta concentración de agua hexagonal de forma natural conocida como fuentes de “curación”. Otras zonas con altas concentraciones son conocidas por los habitantes locales que tienen una edad por encima de la media de vida y una baja incidencia de enfermedad.

El agua hexagonal y estructurada se crea naturalmente por la acción de mover el agua potable por encima del suelo y las rocas, lo que le permite oxigenarse y obtener los oligoelementos. Esto aumenta la cantidad de estructuras hexagonales de forma considerable. Hay productos en el mercado que copian este proceso para mejorar la calidad del agua potable.

Dit bericht is geplaatst in Kangenwater, Water algemeen. Bookmark de permalink.

Reacties zijn gesloten.